Estudios geofísicos
mediante tomografía eléctrica

Tomografía Eléctrica

Tomografía Eléctrica

El equipo de Ingiter ofrece a sus clientes servicios de prospección geofísica mediante tomografía eléctrica.

La tomografía eléctrica es una técnica geofísica para el estudio del subsuelo, que analiza los materiales del subsuelo en función de su comportamiento eléctrico, en concreto en función de su valor de resistividad. El objetivo de la tomografía eléctrica es determinar el valor de la resistividad real del subsuelo hasta un cierto rango de profundidad a lo largo de un perfil de medida y a partir de un elevado número de medidas de resistividad aparente. El resultados de esta técnica es una sección distancia-profundidad, denominada perfil, en la que se refleja la distribución de la resistividad real del subsuelo en base a una escala de colores y que resulta fácilmente comprensible.

Los perfiles de tomografía eléctrica son, por tanto, secciones del terreno que reflejan la distribución de valores de resistividad a distintas profundidades correspondientes a diferentes capas de investigación. Por lo tanto, una campaña de prospección geoeléctrica mediante tomografía eléctrica en el entorno de la cimentación permite la identificación de unidades litológicas de distinta naturaleza (arcillas, arenas, caliza, margas, etc.), aspectos estructurales (discontinuidades, compactación, fracturación) y geomorfológicos (cavidades, rellenos, estructuras enterradas), así como la determinación de los diferentes valores de resistividad para la posterior definición del sistema de toma de tierra.

La tomografía eléctrica es un método de reconocimiento del terreno no destructivo, que se lleva a cabo mediante equipos portátiles, por lo que permite la realización de reconocimientos del terreno en localizaciones inaccesibles.

Es de gran utilidad en la realización de estudios arqueológicos, al permitir localizar sin excavar restos de construcciones y por ello ser una herramienta fundamental para la planificación de campañas de excavación.

Las principales aplicaciones de esta técnica son:

  • Localización de contactos entre niveles geotécnicos.
  • Detección y caracterización de fallas y fracturas.
  • Detección y caracterización de cavidades y huecos, tales como accidentes kársticos, canalizaciones, depósitos, galerías, etc.
  • Determinación de unidades acuíferas: niveles freáticos, intrusión marina.
  • Localización y delimitación de suelos contaminados.
  • Búsqueda de agua subterránea.
  • Estudios en yacimientos arqueológicos

    8 + 13 =

    CONTACTAR

    Póngase en contacto con nosotros para obtener presupuesto así como información acerca de nuestros servicios. Le proporcionaremos el mejor servicio optimizando la relación entre el coste y los resultados obtenidos.

    Ingeniería e Investigación del Terreno S.L.
    EBT de la Universidad de Burgos